Página del Periodista y Escritor Lázaro David Najarro Pujols

Ciudad de Camagüey, Cuba,

 

Lema de la Radio de Camagüey: "La Radio Camagüeyana en el Corazón del Pueblo"

Página Principal

Datos sobre el Autor
Publicaciones
Géneros Periodísticos
La Radio en Camagüey
Curso de Periodismo Radial
Presentaciones de Libros

Buscar en este sitio

 

Interesante... El Escudo de la Ciudad de Camagüey

Géneros Periodísticos

Sueños borrados

Por Lázaro David Najarro Pujol

Tanto la Cruz como el monumento indica la altura hasta donde subió el marTodos dormían tranquilamente esa noche. La tarde había concluído de una forma rara. Un sol intenso rojizo se apreciaba en el oeste y la marea subía lentamente. Un mensaje recibido por el telegrafista indicaba que no eran necesarias preocupaciones.

Pero unas horas más tarde de que el sol se disipara en el horizonte, el destino del pueblo comenzó a cambiar. El 9 de noviembre de 1932 dejó cicatrices profundas en aquella gente, cuando un huracán causó cerca de 4 mil victimas entre muertos y desaparecidos, de los más de cinco mil habitantes que residían en el pueblo camagüeyano de Santa Cruz del Sur (1).

El monumento representa una familia en el instante en que es sepultaba por las aguas del marEl día ocho a las siete de la noche el parte emitido ubicaba el centro del fenómeno atmosférico, a 150 millas al oeste de Jamaica, moviéndose al norte noroeste. Dejemos que los propios protagonistas reflexionen en torno a la tragedia:

Fotos: José Gabriel Martínez

Tanto la Cruz como el monumento indica la altura hasta donde subió el mar. El monumento representa una familia en el instante en que es sepultaba por las aguas del mar.

 

TEOFILO GONZÁLEZ.

El día 7 de noviembre por la tarde me visitó Sángara, mi cuñado. Venía de Macareño. Mi casa la había construido recientemente, con paredes de caoba, cedro, jiquí y techo de zinc.

Comenté con mi cuñado que no me agradaba el tiempo. Escuchaba un sonido muy extraño que procedía del mar. Yo percibía una ardentía. Él no prestó mucha atención a mis presentimientos y me dijo que el problema mío era de los nervios y que por ese motivo había venido para no dejarme solo. El día 8, por la mañana, el mar llegó hasta la puerta de entrada. La casa estaba pegada a la costa. Por la tarde tuvimos que quitarnos los zapatos y andar en short. Esa noche no pudimos dormir.

Cuando amaneció el agua nos daba a la cintura. Teníamos las puertas y las ventanas completamente abiertas. A las cinco de la mañana le dije a mi cuñado:

—Cómo tu no sabes nadar, agárrate del cinto. Voy a buscar un colchón para que nos lleve flotando.

Al momento vino una ola inmensa que estremeció la casa. Le siguió otra mayor cargada de escombro, fango, sargazo y mangles. La ola parecía un león gigante, pero pude advertir a mi cuñado:

—¡Tírate!

Él se agarró de mi cinto. Nos mantuvimos flotando encima del colchón. En ese instante nos acercamos a un bote.

—¡Vamos a subirnos al bote!

Mi cuñado logró subir a la embarcación. Un madero

me golpeó la cabeza. Perdí el conocimiento. No pude precisar el tiempo que permanecí inconsciente. Las corrientes marinas me arrastraron hasta el mar abierto. De pronto escuché unos gritos que procedían de una lancha. Nadé desesperadamente hacia la embarcación. Algunas familias se refugiaban en la lancha. Con la ayuda de aquella gente logré subir a cubierta.

—Teofilo, toma un poco de café para que entres en calor.

Era Petronila Cabrera.

—Está malo porque no tenemos azúcar—me dice la mujer.

El huracán arrastraba todo tipo de objeto: las casas, los árboles, las empalizadas, las personas...El día 10 levamos el ancla y llevé la lancha hasta la orilla.

Para caminar por la orilla de la playa tuvimos que apartar los cadáveres y los escombros. En una empalizada escuché los quejidos de personas vivas. Eran mujeres, niños...

—¡Sáquenme de aquí, que estoy vivo.

Entre los lamentos me pareció escuchar el de mi cuñado Ságara.

No pudimos hacer nada por aquella pobre gente. Aníbal Piña, el jefe de sanidad ordenó quemar todas las palizadas con la gente dentro.

—¡Qué horror, quemar personas vivas!

ARMELIO LARA CORREA

Nuestra casa, de piso alto, se encontraba en el callejón de Avalo. Nos dedicábamos a la venta de pescado que enviábamos para Camagüey y Florida. Contábamos con un camión reconstruido de un ford, llamado tres pata’. Pero el pescado lo embarcábamos en tren.

El día 8 me acosté temprano porque tenía que madrugar. Mi cuñado, de nacionalidad americana, sintonizó un radio, escuchaba una estación de Miami que transmitía los resultados de las elecciones en Estados Unidos. De momento la transmisión se interrumpió.

—¡SOS!.

Ese mensaje se repitió tres veces y mi cuñado nos lo tradujo al español:

El huracán que se encontraba en el golfo de honduras, había recurvado y se dirigía a un punto de la costa de Cuba. Se dirigía a la costa sur de la provincia de Camagüey, al puerto de Santa Cruz del Sur.

Unos 20 minutos más tarde repitió el mensaje en ingles.

—Arranca el camión y llévate tu familia para la casa de Perico Salazar—me dice de pronto mi cuñado.

Manuel Curra, el chofer del carro de bombero, detuvo el vehículo frente a una ranchería. Venía a auxiliar a algunas familias. Cuando se bajó del camión fue alcanzado por una pancha de zinc que le cortó la cabeza.

Una joven, de unos quince años de edad, trató de atravesar la calle, otra pancha de zinc la trozó por la cintura. Un gran escalofrío me recorrió todo el cuerpo.

Nos aproximábamos al almacén de Avalo. La edificación había perdido el techo. Dentro del local se encontraban varias familias, entre ellas los hijos de Manuel Cañete, con Rita de Quesada y también los Díaz.

Una de las muchachita, que era entretenida, se incorporó y camino tres paso. La hermana la agarró por un brazo para que regresara. Una vigueta elevada por los vientos se le echó encima y les golpeó la cabeza. Al instante quedaron muertas las dos jovencitas.

Con esa pesadilla, del huracán, he vivido toda mi vida. Son momentos difícil de olvidar.

TEOFILO MARTÍNEZ

El huracán del 9 de noviembre de 1932 me borró todos mis sueños. El mar vistió de luto a miles de madres, hermanos e hijos. Vistió de luto a un pueblo entero. Fue la prueba más cruel de mi vida. No he podido recuperarme de la tragedia.

CLARA AURORA BETANCOURT

Perdí la ilusión de mi juventud, risueña, alegre... Esperaba un gran porvenir siempre color de rosa, pero se convirtió en una niebla oscura, tenebrosa y destructora. Nuestra comunidad quedó borrada del mapa. Fue una pesadilla que duró muchas horas y de un día para otro el pueblo se convirtió en escombros.

ÁNGEL CÓRDOVA ÁLVAREZ.

Un mes antes del desastre, por las casualidades de la vida, llegué a Santa Cruz del Sur. En corto tiempo recibí el cariño, hospitalidad de la gente del pueblo. Encontré en muchas personas una amistad franca.

Cubría el descanso del jefe de la estación del ferrocarril y el mismo día 9 de noviembre terminaba mi suplencia, pero, por esas cosas del destino, no abordé el gascar que partió a las seis de la mañana rumbo a Camagüey. Pocas horas después me correspondió vivir el momento más amargo de mi vida. Le pedí al auxiliar que me acompañara. Él había notado que el mar había subido bastante. En el muelle había quedado una casilla del ferrocarril. Como a las cinco de la mañana la gente se refugió en la casilla. Como 42 personas se reunieron allí, entre ellas las familias de Salvador Furiach, Eliécer Betancourt y otras más. Una ola gigantesca entró a la casilla pero Eliécer había dado la orden de que se abriera la otra puerta para no hacerle resistencia al mar y el agua pudiera entrar y salir libremente. En el Way había 40 casillas más que no pudieron resistir la furia del viento y del mar. Escuchaba los gritos aterradores de las mujeres, los niños y los hombres hasta que fueron apagados por el agua. Betancourt vio pasar encima de un piano a una mujer completamente desnuda.

A las mismas personas que había conocido las vi morir con gran desesperación en sus rostros. Mi suerte fue distinta. Sólo la casilla en que yo me encontraba, en espera del tren de auxilio, no fue arrastrada por las fuerzas del mar y el viento.

RAMÓN LAZO GIL

El afán de aquella generación de santacruceños fue destruido por cruel obra del destino. Aquellas personas con las que había compartido mis sueños y alegrías se habían transformado en pocas horas en seres andantes en la desesperación, con las manos sobre la cabeza, los ojos inyectados en sangre, la voz apagada, con los cuerpos semidesnudos y la piel blancuzca. Parecíamos cadáveres vivientes que nos movíamos como sonámbulos de un lugar a otro sin rumbo determinado buscando a los familiares y ahogados en llantos. ¿Qué de las madres que las corrientes y el viento le arrancaron de entre sus brazos a las criaturas? Han quedado traumatizadas y cargan con ese dolor para toda su existencia.

FELIBERTO PETTIT TIÁ

Ese día inolvidable quedó grabado para siempre en mi memoria. Una gigantesca tormenta de viento y agua, soplando de este a oeste y de sur a norte de forma circular, fue arrasando con cuanto se encontraba a su paso, arrasando con los seres humanos y objetos materiales. El persistente oleaje y las ráfagas de viento quebraban las casas de débiles estructuras de madera.

Se observaban personas vivas encima de los árboles y techados, cuerpos decapitados por planchas de zinc y tejas de barro que se desprendían de las viviendas como hoja de papel y, cadáveres enredados en las palizadas o arrastrados por la furia del viento, el mar y las lluvias. Muchas familias quedaron atrapadas y ahogadas dentro de sus viviendas. El mar en su retirada se llevó con él decenas de personas vivas y cadáveres, algunos seres humanos desaparecieron y otros fueron encontrados putrefactos enredados en los mangles de las cayerías más cercanas.

LORETO MONCADA REINALDO

Desde su fundación me desempeñaba como presidente del Club de los hijos de los Veteranos de la Guerra de Independencia hasta que desapareció como una pesadilla aquel 9 de noviembre de 1932, denominado día negro en Santa Cruz del Sur. El agua fue subiendo hasta alcanzar la altura de un poste de la luz o quizás más y el mar se adueñó de unos cinco kilómetros tierra adentro.

SABINO RODRÍGUEZ MENÉNDEZ.

Consagré mi vida al trabajo para labrarme un futuro en la vejez, futuro que quedó frustrado casi al concluir el año 1932. El mar se tragó todo lo que creamos. Devastó las casas, los techos, los curvatos(2) y las empalizadas. Solo una vivienda de madera de dos plantas, de los Martínez Milanés, quedó en pie y resistió hasta el final del huracán, en la que sobrevivieron unas 40 personas. También la fuerza del mar y la violencia de los vientos arrasaron con las tres escuelas, pupitres, libretas escolares, muebles, portales, puertas, ventanas, embarcaciones, muelles, alambradas, pianos y todo lo que encontró a su paso. Arrastró con él todos nuestros sueños.

RITA DE QUESADA

Ese día dejó para siempre una página de lagrimas en nuestra historia. Encontraba a mi paso mujeres, hombres, niños y ancianos semidesnudos y temblorosos. El pueblo amaneció borrado del mapa el día diez de noviembre. Los cadáveres flotaban junto a todo lo que era de madera. Durante muchos días ardieron en fogatas gigantescas los cuerpos putrefactos de seres humanos y animales. Más de tres mil personas, el 70 por ciento de los habitantes, quedaron sepultadas en mi pueblo.

AMÉRICA DE LA CRUZ DEL RISCO MUÑOZ

Me acompañaron durante el resto de mi vida unos recuerdos espantosos que a veces no me dejaban conciliar el sueño. Aparecían en mis pesadillas personas aún vivas dentro de los escombros y varios hombres con latas de gasolina o de petróleo dándole candela a las piras. Escuchaba los lamentos de aquellos cuerpos inertes debajo de las palizadas. Veía una columna de humo negro que cubría todo el pueblo. Por las madrugadas a veces me despertaba sobrecogida con imágenes dantescas: una madre con el cuerpo de su hija muerta entre sus manos y apretada al pecho como cuidando su sueño definitivo.

PEDRO GUERRA CABRERA

Ese día no puede borrarse jamás de la mente de los que sufrimos aquella terrible pesadilla. Quedó clavado en mi corazón como una espina. No es solo mi sufrimiento y mis angustias, es el sufrimiento y la angustia de todos los que sobrevivimos la tragedia. Santa Cruz del Sur se transformó en cenizas. El pueblo se fue envolviendo en un gran remolino de viento, agua, fango, maderos, aceros y cadáveres.

JUAN AMADO VEGA MARTÍNEZ

El 9 de noviembre me golpeo muy fuerte en el corazón. Un gran vacío quedó en mi vida. Mi casa se convirtió en escombro. Cientos de personas ahogadas y aún vivas al vaciar la marea fueron sepultadas en el mar. Muchos cuerpos aparecieron enredados en las cayerías. Después para aumentar la tragedia las tripulaciones de dos navíos de Guerra que anclaron en el puerto saquearon al pueblo

LEONARDO VILA ARÓSTEGUI

Me correspondió, en función de mensajero de telegrafista, entregar el último telegrama enviado por el Observatorio Nacional, que reportaba que el huracán no ofrecía peligro para Santa Cruz del Sur. Yo desconocía que llevaba un mensaje de muerte. Por lo menos con este telegrama las familias se fueron a la cama sin el presentimiento de la tragedia y fueron sorprendidas, en la madrugada, con el amargo beso de las enfurecidas aguas que ya eran dueñas de las calles y de las viviendas.

ÁNGELA EMILIA SANTANA MONTENEGRO

Ese mismo año 32 había cumplido 14 años de edad. La vida me jugó una mala pasada. Perdí mi adolescencia y mi juventud. Mis infantiles ilusiones desaparecieron para siempre. Añoraba un futuro repleto de felicidad que se amargó en lo más profundo de mi alma. Experimenté un gran terror al ver destruido, en pocas horas, mi castillo de sueños. Aquella visión de horror y muerte quedará perpetuada hasta el fin de mi vida. El mar se tragó a mi pueblo, a mi niñez y a mis sueños. Quedé traumatizada síquicamente.

FERNANDO GARCÍA VILLARREAL

El devastador huracán del 9 de noviembre de 1932, lo tengo como una huella imborrable. Fuimos victimas de la mayor tragedia natural en la historia de nuestro país.

El huracán del 9 de noviembre de 1932 recorrió con rapidez a la provincia de Camagüey de sur a norte dejando tras de sí una huella de destrucción, dolor y muerte. Los fuertes vientos, las lluvias y las olas continuaron buscando nuevas victimas rumbo a las islas Bahamas.

A raíz del meteoro, un profesor de una academia, de apellido Lavernia, dedicó a Santa Cruz un brillante y patético escrito:

Santa Cruz del Sur

Alegre y risueña, feliz descansabas

Recostada en la hermosa playa de la costa sur

Alegre, porque te esperaba un gran porvenir...

Risueña, porque tus hijos unidos formaban

la riqueza y la alegría del hogar...

Feliz, porque tus hijos anidaban el amor y

confraternidad espiritual

y... ahora

de ti no queda nada, nada, el destino tronchó

Tu vida; tus hijos, unos murieron y otros llevan la muerte en el alma

pero

el recuerdo de los muertos

levantará

En los hijos de Santa Cruz del Sur, que aun tienen

alma y corazón

La fe

Y seguirás nuevamente sonriente, besada

por el Mar Caribe

Santa Cruz del Sur

Recuerda a tus hijos muertos

levántate.

Notas de regferencia

(1) Aunque en el censo de 1931 Santa Cruz del Sur tenía 3 628 habitantes, ya en noviembre de 1932 esa cifra fue superada.

(2) Recipiente de madera de miles de galones de capacidad, que se llenaban de agua de lluvia.

Cuba: Un iceberg llamado Jardines del Rey

Día de la prensa cubana: 117 años de soldadesco periodismo cubano

Se caracteriza XVI Taller Nacional de Critica Cinematográfica por variadas ofertas fílmicas y teóricas  

Santísima Trinidad de Cuba: entre los conjuntos arquitectónicos más completos y conservados del continente americano

Sesiona en Camagüey XVI Taller Nacional de Crítica Cinematográfica

Havana Club: el ron más famoso de Cuba

Foto del mes Benny Moré

Valle de los Ingenios de Trinidad: vigía del tiempo

Santa Cruz del Sur: Merecida sede del acto Nacional por el Día del Instructor de Arte

Cuba: La protección de sitios declarados Patrimoniales

San Juan de los Remedios: mitos, naturaleza y tradiciones culturales e historia

Nueva librería-biblioteca en la sede de la UNEAC en Camagüey

Oscar Rodríguez Lasseria y El Silencio de los ruiseñores 

Proclaman área del Centro Histórico Urbano de la Ciudad de Camagüey Patrimonio Cultural de la Humanidad

Santa María, una villa 495 años más joven

Fotos del mes: Simultánea de Ajedrez en Camagüey

Grupo dramático “Nino Moncada” de Camagüey. La magia de transmitir alegría, dolor, decepción o ternura

Camagüey: Patrimonio Cultural de la Humanidad: más que referenciar a una ciudad se honra a Cuba entera

"Combatientes del Mayor": un reconocimiento a los integrantes del batallón Gloria Combativa de Camagüey

Recuerdan camagüeyanos primera señal de radio en la localidad

Exhibe comunidad universitaria camagüeyana  documental “pasión y tinta”

Camagüebax: cinco años en el ciberespacio

 

Editor de este sitio Camagüebax con músicos indígenas

 

Conceden al artista de la plástica Gabriel Gutiérrez Vázquez el Premio del Salón de Arte Contemporáneo, Camagüey 2008

 

En Camaguey: exposición personal "Libertad con Libertad: Cuba-Argentina" de Silvia Barrios

 

Ofrece concierto en la capital agramontina grupo musical Hierro y cristal

 

La capitana Rosa la Bayamesa:

Leyenda y símbolo del Ejército Libertador Cubano

 

Dan a conocer premios y menciones del Salón Nacional de Humorismo Tintaenpie 2008

 

Monumento a Rosa Castellanos Castellanos

 

Realizará la orquesta de charanga Maravilla de Florida Gran Concierto el 14 de diciembre

 

Ciudad, un poema de la poetisa camagüeyana Mariela Peña Seguí

 

Estadísticas:  Visitas a este sitio en el mes de noviembre 2008

 

Asistió Raúl Castro, presidente de Cuba a beatificación del fraile juanino José Olallo

 

Muertos que hablan: Una historia real del Camagüey

Transcurre en Camagüey Primer Festival de Video Arte 2008 con la presencia de creaciones de 12 países.

En soporte digital libro Viaje a la Isla Azul

Galería de fotos Huracán Paloma en Santa Cruz del Sur

Hasta el 8 del actual noviembre en Camagüey Encuentro con la Declamación

Las intimidades de Carlos Bustillos en Camagüey

Las seductoras Brujas del Camagüey hechizan a lugareños y foráneos

Festejan en Camagüey como en toda la isla el Día de la Cultura Cubana

Gran concierto en homenaje Rosita Fornés en el Anfiteatro de La Habana

Reconoce presidente del Consejo de Defensa Provincial desempeño periodistas camagüeyanos

Obtiene estudiante camagüeyano de periodismo premio especial del concurso nacional 26 de Julio

Viaje a la Isla Azul

Premier en Camagüey como en otras capitales provinciales del filme cubano Kangamba

Ofrenda fílmica a los héroes de Cangamba: nueva película cubana

Recibió Presidente Cubano Raúl Castro a Hugo Chávez

Ratifica Presidente cubano confianza en el pueblo: vamos a recuperar todo lo que teníamos

Intelectuales de Camagüey reclaman cese del bloqueo

Recorre Presidente cubano Raúl Castro zonas afectadas en la Isla de la Juventud

Consternación en Cuba por deceso del Humberto Solás

Información oficial de datos preliminares sobre los daños ocasionados  por los huracanes Gustav e Ike

Declaración del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba

Nueva Facultad de Periodismo y Comunicación Social en la Universidad de Camagüey

Raúl y Lula conversan telefónicamente

Sufre economía cubana duro golpe por azote de huracanes dijo en Camagüey vicepresidente cubano

Recibe Raúl al Presidente de Timor Leste

Rechaza Corte de Atlanta apelación en caso de los Cinco

Por dinero los mercenarios juegan hasta con la vida de los cubanos

Presentan en Camagüey el libro Daniel Comandante del llano y de la Sierra

La fuente informativa: un factor indispensable en relación a la calidad de la noticia

 

Convoca el ICAP IV Coloquio Internacional por la liberación de los Cinco y contra el terrorismo

Obtiene Cuba medalla de plata en Béisbol

Rememoran en provincia cubana de Camagüey primera graduación de licenciados en periodismo

Seguro de su victoria en las Olimpiadas de BEIJING,  gladiador cubano Yandro Miguel Quintana Ribalta

Envía fraternal saludo a Fidel por su cumpleaños Casa Caribe de la Republica de Colombia

Pedro Guerra: El hombre del laberinto de Las Doce Leguas

¡Evo ratificado con el 63 por ciento!

Pescadores camaroneros de Santa Cruz del Sur: Velar las noches

Llamado del Comité Internacional por la libertad de los CINCO

Noticiero radiofónico: un generador de imágenes e imaginación

Premio Pisto Manchego 2008 para periodista de la TV de Camagüey

Satisfechos televidentes de provincia cubana con prácticas de estudiantes de Periodismo

La mayor pasión de la cubana Dayana Cardona: estudiar Periodismo

Cruz Roja camagüeyana al servicio de la comunidad

Pide periodista cubana al Fiscal General de Estados Unidos conceda reencuentro a Olga y Adriana

Perpetuidad o Apocalipsis de la radiodifusión

Realiza Escuela de Comunicación Social seminario internacional

Desde Bolivia se defiende la verdad de Cuba: Pronunciamiento de la opinión pública

La mujer, inspiración de artesanos artistas en Camagüey

Estudiantes de la Universidad de Camagüey estarán  como delegados al congreso

Participaron más de 70 programas en Festival Nacional de la Radio Universitaria

Columna 12 “Simón Bolívar”: Ataque a Manatí

Abogan en Venezuela por ética periodística

Máximo Gómez y su vínculo con Santa Cruz del Sur

En Camagüey: ¡De lo real a lo Maravilloso!, 60 años

Será del 17 al 23 del actual marzo semana de la cultura santacruceña

Marzo de periodistas y libros

 

Comprometidos periodistas de la radiodifusión camagüeyana a defender la verdad de la Revolución

 

Envía Fidel mensaje a Congreso de la FEEM

La visita de Chávez

El único perdedor

El Tribunal Penal Internacional

La amenaza de la muerte del libro llega de nuevo, ¿esta vez de verdad?

Inauguran en la ciudad de Camagüey, galería taller Larios

Inmersos periodistas camagüeyanos en diversas actividades por el Día de la Prensa Cubana

Denuncia Fidel Castro monstruoso crimen del imperialismo en Ecuador

Recibe Raúl al Presidente de Mozambique

La marcha prematura

Supersticiosos

Firma de Pactos de Derechos Humanos es un acto soberano de Cuba

Un periodista preso en Guantánamo

Recibe Raúl al Cardenal Tarcisio Bertone

El desestabilizador ejemplo cubano

El bloqueo es injusto y éticamente inaceptable

Raúl Castro Ruz elegido como Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros

Cierre exitoso de la Trigésima edición del Festival provincial de la radio en Camagüey

Evocan fundación de la emisora cubana Radio Rebelde hace medio siglo

Martí en el siglo XIX avizoró a Fidel

Reconocen desempeño de estudiantes de periodismo de Camagüey en la práctica laboral

Mensaje del Comandante en Jefe

Examinan radialistas camagüeyanos su desempeño en 2007

En el Día de los enamorados: Poesía de amor

Los estudiantes cubanos denuncian que han sido manipulados: desmienten detención

Comenzó ciclo de postgrado de periodismo radiofónico en emisoras camagüeyanas

Aires nuevos en las emisoras de radio de Camagüey

Inaugurada en Camagüey exposición La  casa de los muñecos Carsueños

El lema del VIII Congreso de la UPEC: Conocer, reflexionar, informar 

Cierran escritores y artistas camagüeyanos fructifica etapa de diez años de trabajo

Presentada trilogía de documentales sobre el periodista camagüeyano Luis Suardíaz

Sesión final del VIII Congreso de la UPEC los días 13 y 14 de junio

Aniversario 155 del natalicio de José Martí: Latinoamérica en la hora del recuento, y de la marcha unida

Constituidas las 15 comisiones de trabajo del VIII Congreso de la UPEC 

Vinculados a la profesión estudiantes de periodismo de universidad cubana de Camagüey

 

Estudiantes de Periodismo entre los mejores en la preparación para la defensa

 

Cuba: Votó más del 95 por ciento de los electores

 

Publican libro Sueños y turbonadas

 

Fidel está muy bien de salud y con una lucidez increíble

 

La danza de El País contra el Ballet Nacional de Cuba

 

Camagüebax: cuatro años en el ciberespacio

 

Nace la Wikilengua para resolver dudas sobre el uso del español

 

EE.UU.: el mundo no cabe en la pantalla chica

 

Constatan preparativos asamblea balance de la UNEAC en Camagüey

 

La espera: encuentro con Che Guevara

 

En soporte digital el libro Tiro de gracia

 

Juan Alberto: El pescador de los laberintos

 

Danielle Miterrand llama a salvar proceso democrático boliviano

 

Reconocen en Camagüey a profesionales de la prensa que imparten docencia

 

 Iniciado en Camagüey proceso de base de balance de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba

 

 Visión del festival de cine Latinoamericano

 

A nuestros maestros, profesores… hoy, todo el cariño

 

Cuarenta años de todo y para todos

 

Muchachos de  los Canarreos

 

¡Una buena para el Periodismo Radial!

 

Entregan en Camagüey placa conmemorativa  a científico británico

 

Primer Coloquio Provincial de la Prensa Escrita en Camagüey

 

¿Dónde están encarcelados los cinco patriotas cubanos?

 

Nuevas provocaciones del Gobierno de EE.UU. contra la dignidad del pueblo cubano

 

En Cuba, más jóvenes optan por el periodismo

 

Documental sobre gesta cubana en África

 

Intentar reivindicar a un criminal es ofender la dignidad humana

 

Visión del festival de cine Latinoamericano

 

Reconocen en Camagüey a profesionales de la prensa que imparten docencia

Cualquier comentario, por favor escríbame a: lnajarro@enet.cu

¡Liberen a nuestros Cinco compatriotas Prisioneros del Imperio!

Página arriba

 

Página Principal

Publicaciones

Géneros Periodísticos La Radio en Camagüey Curso de Periodismo Radial

Presentaciones de Libros

Opiniones

Adicionar página a "Favoritos"

Recomendar página a un amigo

Libro de visitantes
 

Permitida la reproducción de los materiales indicando la fuente

 
 

«Copyright © [Lázaro David Najarro Pujol] Reservados  todos  los  derechos»

 
 

Sitio Web: http://camaguebax.awardspace.com

 
  Comunicación con el autor:  lnajarro@enet.cu