Ciudad de Camagüey, Cuba,

 

Lema de la Radio de Camagüey: "La Radio Camagüeyana en el Corazón del Pueblo"

Página Principal

Datos sobre el Autor
Publicaciones
Géneros Periodísticos
La Radio en Camagüey
Curso de Periodismo Radial
Presentaciones de Libros

Buscar en este sitio

 

Interesante... El Escudo de la Ciudad de Camagüey

La capitana Rosa la Bayamesa:

Leyenda y símbolo del Ejército Libertador Cubano

"En mi cofre de sueños guardo algunos recuerdos..."

(Nicolás Guillén)

Texto y fotos Lázaro David Najarro Pujol

Rosa la bayamesaNo mucho se conoce de Rosa Castellanos Castellanos. Pero la necesidad de recordar la estirpe y la imagen de esta mujer guerrera se resume en unas palabras del Poeta Nacional Nicolás Guillen: «... hablar de esa vida para que Cuba no la ignore... fijar su recuerdo y entregarlo al respeto, al amor a la Patria agradecida que seguramente no ha querido olvidarla.»[1]

En el legendario Camagüey, especialmente en la Sierra de Najasa, muy próximo a Santa Cruz del Sur, la capitana Rosa Castellanos Castellanos, (Rosa la Bayamesa) desarrolló una intensa y fecunda labor desde el mismo inicio de la Guerra de los Diez Años.

Nació esclava, en un barracón del poblado de El Dátil, Bayamo, en 1834, “tal vez en un simple jergón de pajas o hierba seca en un barracón de esclavos”[2], en la entonces más rebelde zona del país y fue ese el lugar en que se llevó a cabo sus primeros actos de rebeldía e integró el Ejército Libertador desde el inicio de la guerra de 1868, que puso término al silencio de la explotación colonial de España en la isla caribeña. Hija Don Matías Castellanos y Francisca Antonia Castellanos, esclavos traídos de África que asumieron los apellidos de sus amos.

El camino de la Sierra

monumento Rosa la BayamesaLuego de más de 30 años de servidumbre, tras los decretos y acciones iniciales de la Guerra de los Diez Años y después que los bayameses incendiaron la ciudad para evitar que Bayamo cayera en poder, nuevamente, de los colonialistas españoles, los que con una tropa formada por más de dos mil hombres avanzaba sobre la villa, Rosa —liberada de la esclavitud—, decide seguir a sus amos en el camino del campo de la lucha libertaria, instalándose inicialmente en una de las prefecturas situadas en la Sierra Maestra. Se internó en la Sierra de Guisa, en la ranchería de La Manteca, desde donde desempeñó decisivo papel en la atención a las fuerzas mambisas como cocinera, mensajera y en el cuidado de los heridos en campaña, pues tenía conocimientos de los signos más característicos de las enfermedades de la manigua.

Yolanda Díaz Martínez, Investigadora del Instituto de Historia de Cuba, considera: “El 10 de octubre de 1868 las campanas tañeron en la Demajagua y muy pronto el movimiento emancipador se expandió por toda la zona oriental, sumando partidarios. Todo hace suponer que sus amos fueron de aquellos que prefirieron quemar la ciudad antes de verla caer en manos españolas y después se lanzaron a la manigua redentora. Rosa los siguió, ya como liberta.”[3]

Pronto a aquella mujer alta y fuerte, la llaman La bayamesa. Luego se distinguió y se hizo una hábil enfermera, organizó hospitales de campaña, aunque también empuñó el machete y el fusil, con gran destreza en sus incursiones guerreras. Radicó también en la finca La Caridad de Dátil y participó, en el Jigüe en distintos enfrentamientos.

Las tropas españolas desataron una feroz y sangrienta ofensiva en la región oriental de Cuba. Por sus antecedentes, los peninsulares mantuvieron un permanente acoso sobre ella y tuvo que trasladarse a Camagüey en 1871. Según reconoció en la escritura testamentaria ante notario, residió en la calle San Isidro # 22. Ella compartió su vida íntima con José Florentino Varona Estrada, antiguo esclavo negro, con quien se incorporó a la contienda independentista de 1868 a 1878.

El Hospital de Sangre del Polvorín

Rosa la BayamesaPosteriormente se instala en la Sierra de Najasa. Preparó en el lugar un hospital en una cueva de la loma del Polvorín. A Camagüey llegó su leyenda y comenzó a ser llamada Rosa La Bayamesa como una forma de diferenciarla por su lugar de nacimiento. Señala el Ms.C. Ludín B. Fonseca García, Historiador de Bayamo, que en tierras camagüeyanas fue donde Rosa Castellanos entra, definitivamente, en la historia de Cuba, como uno de sus mitos más fantásticos y uno de los ejemplos imperecederos de sacrificio y consagración, no sólo en el cuidado de enfermos, sino en la lucha y defensa de la nacionalidad y nación cubanas.

En el hospitalito salvó muchas vidas como enfermera y comadrona. Escribió el periodista norteamericano Grover Flint, que la reputación de La Bayamesa data de la misma Guerra de los Diez Años, tiempo en que mantuvo a sus expensas y bajo su única responsabilidad un hospital de sangre en la montaña El Polvorín ubicado en la Serranía de Najasa.

Añade Ludín que el periodista Grover Flint, al referirse al combate de Saratoga, escribe lo siguiente: “Los heridos […] están perfectamente hospitalizados; la mayoría en la Sierra de Najasa. Once de ellos hallaron reposo en la montaña del Polvorín; los más afortunados, porque de su restablecimiento cuida una buena mujer llamada Rosa, conocida en toda la comarca por sus habilidades como comadrona y enfermera.”

El periodista estadounidense que dio cobertura a las acciones mambisas y acompañó durante un tiempo a la tropa de Gómez, escribió sobre Rosa en una de sus crónicas: "Era una negra independiente, imperiosa, que confiaba absolutamente en sus métodos"

También Carlos Muecke Bertel, capitán del Ejército Libertador, de origen norteamericano y paciente de la Bayamesa significó su habilidades y elogió "el valor de la capitana bajo fuego", los cuidados y las comidas, "abundantes y gustosas"

Asegura Jorge Juárez y Cano que en el año 1871:[4]

Rosa la Bayamesa“[…] funcionaba admirablemente en la serranía de Najasa el Hospital Cubano que fundó, administró y atendió personalmente durante esta década gloriosa la inolvidable señora Rosa Castellanos Castellanos, conocida por Rosa la Bayamesa. Esta verdadera patriota, comenzó por seguir a las fuerzas cubanas, y en los combates se hacía cargo del Hospital de Sangre, ayudando a los Médicos y Sanitarios en la primera cura de los heridos; después estableció hospitales ambulantes para la curación de heridos y finalmente logró levantar un magnifico hospital en San Diego del Chorrillo, el más grande de las tropas mambisas, donde hospitalizaba a los libertadores, y los atendía y cuidaba cariñosamente. Rosa la Bayamesa tenía que hacer de médico, sanitario, forrajero, cocinero, químico para manufacturar los medicamentos criollos que necesitaba para sus pacientes, lavandero y hasta es más, tenía que servir de postillón explorador y escolta del Hospital, y que debido a su vigilancia jamás fue asaltado”.

En su andar por los montes adquirió amplios conocimientos sobre las propiedades de la flora tradicional cubana que aprovechó en la fabricación de medicamentos, utilizados en la curación de los enfermos, función que efectuaba eventual y simultáneamente con la de combatiente, como se le recuerda en las sangrientas contiendas de Palo Seco y El Naranjo, en las que trasladó a sitio seguros a los heridos.

El historiador de Bayamo al abundar sobre la vida de esta mujer se sustenta que la Bayamesa era sin duda persona docta en esta clase de curaciones. “Se hallaba al tanto de la flora medicinal cubana y conocía profundamente no sólo las características de las enfermedades más comunes en la manigua, sino las plantas apropiadas a su tratamiento. A base de tisanas, cocimientos, cataplasmas, etc., cortaba hemorragias, fiebres y la disentería. Es fama que le eran también familiares muchas hierbas sustitutivas de los más eficaces antisépticos.

“Un viejo mambí en los años veinte, de aquellos que no solo conocieron a Rosa, sino que trabajaron largo tiempo a su lado y que se llamaba Juan Francisco Felipe Betancourt, nacido en Camagüey y que tenía a la sazón 76 años, interrogado acerca de La Bayamesa refirió que en 1895, estando el General Máximo Gómez acampando en un lugar conocido por 'Jobo Dulce', se enteró de que Rosa, a quien conocía desde la guerra grande, se hallaba cerca, en el polvorín en el sur de Camagüey. La mandó a buscar y cuando la tuvo en su presencia, le pidió que tal y como lo había hecho en el 68 se encargara de organizar y dirigir un hospital de sangre. ”

Las camas del hospital eran de cuje, en números de 60 u 80, ocupadas generalmente por mambises heridos u enfermos; lo rodeaba un patio con gallinas, numerosos colmenares y grandes siembras de hierbas medicinales. Cuentan que elaboraba medicamentos que igualaban a la quinina contra la fiebre, detenía hemorragias con la corteza de un árbol, y lograba también con medios naturales productos antisépticos y somníferos.

Gilberto Toste Ballart, en su libro Reeve, el Inglesito, confirma también que en 1873:[5]

“[…] trabajaba con acierto en la región de Najasa un hospital cubano fundado y dirigido personalmente por Rosa Castellanos, conocida por Rosa La Bayamesa. Sus primeras tareas con las fuerzas mambisas estuvieron vinculadas al hospital de sangre, del que se hacía cargo en acciones de guerra, para ayudar a médicos y sanitarios en las primeras curas de los heridos. Después, estableció dispensarios ambulantes, y finalmente logró organizar un buen hospital en San Diego del Chorrillo, en pleno corazón de la manigua, donde recluía, atendía y cuidaba a los patriotas”.

La insigne capitana del Ejército Libertador

Una majestuosa estatua ecuestre, construida por Cuba revolucionariaSe conoce que el Mayor General Máximo Gómez, al visitarla en el rústico hospital, en que ejercía su asistencia en 1873, elogió su labor y le dijo:

– Yo he venido con mis ayudantes expresamente para conocerte. De nombre ya no hay quien no te conozca por tus nobles acciones y los grandes servicios que prestas a la patria.

Rosa le respondió con su habitual modestia al bravo guerrero:

–No general, yo hago bien poca cosa por la patria. ¿Cómo no voy a cuidar de mis hermanos que pelean?, ¡pobrecitos! Ahí vienen luego que da grima verlos, con cada herida y con cada llaga, ¡y con más hambre General!; yo cumplo con mi deber y de ahí no me saca nadie porque lo que se defiende se defiende y yo aquí no tengo a ningún majá [vago]; ¡el que se cura se va a su batalla y andandito [de andar –irse al combate].

Aseguran Sara Sariol Sosa y Enrique Milanés León que “el encuentro terminó en un diálogo con todos los enfermos, entre tragos de Cuba Libre hechos con miel y limón, y una comida cubana preparada y servida en trozos de yaguas verdes por ella misma. En lo adelante, el generalísimo la llamaría "mi querida amiga Rosa".[6]

El Poeta Nacional de Cuba, Nicolás Guillen, escribió de esta capitana amiga de su padre: "Llevaba sus insignias con el mismo decoro, con igual propiedad, que el más valiente de los hombres".

El Pacto del Zanjón nunca fue asimilado por la brava mambisa.

Hogar de Rosa Castellanos, en la calle San Isidro número 22, en la ciudad de Camagüey (hoy Rosa La Bayamesa 155),Rosaida Cobiella Aguilar afirma que Rosa mantuvo siempre vivo el espíritu de Barraguá, pero al finalizar la guerra ella regresó a su hogar, en la calle San Isidro número 22, en la ciudad de Camagüey (hoy Rosa La Bayamesa 155), acompañada por su esposo José Francisco Varona, insurrecto como ella, pero se carece de información precisa sobre su quehacer durante la Tregua Fecunda (1878 a 1895).

El primero de de junio de 1895, La Bayamesa, con unos 62 años de edad, se incorpora a la lucha concebida por José Martí, y nuevamente se hizo cargo del cuidado de los heridos y enfermos, tras levantar nuevamente su hospital con troncos y yaguas, con 90 camas de cujes..

Fue Máximo Gómez, quien le pidió a Rosa la Bayamesa instalar y administrar nuevamente el hospital bautizada por ella con el nombre de Santa Rosa, en Najasa, que nunca pudo ser asaltado por las fuerzas enemigas, como resultado de las férreas medidas de protección y vigilancia.[7]

“Cierta ocasión un desertor cubano se alistó como «jíbaro » español e intentó guiar a las fuerzas de su guerrilla hasta el Hospital del Chorrillo, y como operación previa, salio solo a «explorar» el lugar objeto de la próxima «hazaña». Esa vez el Hospital estaba atestado de heridos procedentes de la acciónde «Las Guásimas» y «Jimaguayú», por lo que Rosa la Bayamesa tenía que centuplicar sus actividades para atender a todos. El «jíbaro» se acercó al «predio» del Hospital y allí se apostó, pero la valiente Rosa ya lo expiaba, y cuando el traidor quiso volver a incorporarse a los suyos, estacionados a lugar conveniente para dar el «golpe», la patriota de un certero balazo lo mandó para el otro mundo. Así era esa mujer.

”Al estallar la revolución de 1895 Rosa la Bayamesa volvió a ocupar su puesto de honor y enseguida estableció su Hospital, donde continuó su obra humanitaria y patriótica de cuidar como madre cariñosa y abnegada a los libertadores, que enfermos o heridos en la pelea, buscaban refugio seguro donde atender sus dolencias”.

Como un soldado más, cuando sus enfermos le dejaban ratos libres, cubría turnos en las filas de combate, cargaba armas, disparaba fusiles y manejaba el machete con destreza.

En una ocasión en que el Generalísimo estuvo frente a la negra mambisa, le ordenó que tomara doce hombres de su confianza e iniciara la construcción del hospital; a lo que ella le respondió:

–General, me basta con dos.

En junio[8] de 1896, en el sitio conocido por Providencia de Najasa, Rosa es recibida por Gómez, quien después de estrecharla en fraternal abrazo le otorgó los grados de capitán del Ejército Libertador de Cuba, única mujer que llegó a ostentarlos en toda la epopeya. (Fue a propuesta del propio Gómez y del Presidente de la República en Armas, Salvador Cisneros, que le fue otorgado el grado de Capitán del Ejército Libertador).

El historiador de Bayamo señala que de Máximo Gómez abajo, todos los jefes de la Revolución Cubana sintieron siempre profunda admiración por Rosa La Bayamesa. José Cruz Pérez, comandante del estado mayor de Gómez, escribió que “en el mes de mayo de 1896, acampados en la Providencia de Majasa” (Camagüey) en apretado abrazo era recibida por el nuestro generalísimo Máximo Gómez, el cual glorificando sus grandes servicios a la patria, la condecora con el honroso título de Capitán del Ejercito Libertador. ”.

El ascenso además traía la siguiente observación:[9] “Esta mujer abnegada prestó excelentes servicios a la Guerra de los Diez Años y en la revolución actual, desde sus comienzos ha permanecido al frente de un hospital en el cual cumple sus deberes de cubana con ejemplar patriotismo. La Patria agradecida le da este reconocimiento por su lucha, por salvar vidas en una lucha donde se pierden tantas”.

Penurias, enfermedad y muerte de la heroína

Noel Manzanares Blanco,[10] señala que “luego de la grotesca intervención yanqui en la lucha del pueblo cubano contra el colonialismo español y tras la llegada de la mediatizada República instaurada el 20 de mayo de 1902, a La Bayamesa le fueron liquidados sus haberes de acuerdo con su grado militar. Y en el marco de desilusiones y pobreza, continuó entregando sus parabienes en labores de comadrona y otros servicios como la cura de erisipelas y empachos.

En plena desgracia, enferma de una afección cardiaca y en el anonimato que la había sumido aquella república, a duras penas el Ayuntamiento le aprobó un crédito de 25 pesos mensuales como socorro, el 4 de septiembre de 1907. Pero quedaban solamente veintiún días para su fallecimiento, víctima de una afección cardiaca.

“[…] Antes de morir, ella hizo un testamento en el que designaba como albacea y heredero universal de sus escasos bienes a Nicolás Guillén Urra –padre de quien se convirtió en el Poeta Nacional de Cuba–. Tal parece que con ello, anunciaba la continuidad de su vida revolucionaria. ”

Ludín B. Fonseca García considera: “Profunda debió ser la amistad, vínculos y afinidades cuando tomó esta determinación. El niño debió crecer en la leyenda de la milagrosa y revolucionaria esclava Bayamesa negra y su obra de madurez debió estar permeada por los recuerdos de su infancia. Entonces no resulta casual, que este poeta sea el que incluya el tema negro en la poesía cubana y que su obra cumbre, Songoro Cosongo, refleje este tópico. ”

Rosa Castellanos Castellanos, falleció en la ciudad de Camagüey el 25 de septiembre de 1907 y su cadáver fue expuesto en capilla ardiente en el Salón de Sesiones del Ayuntamiento de la capital agramontina:[11]

“Su sepelio fue imponente manifestación de dolor y patriotismo, porque el pueblo entero, el verdadero pueblo, espontáneamente, acudió al triste acto. Fue enterrada en el nicho número 2, bóveda número 71 del segundo tramo del Cementerio de esta ciudad. Años después, los despojos mortales de la insigne Rosa la Bayamesa iban a ser arrojados al osario común, al confundirse con la multitud anónima, pero el comandante Ramón A. Cisneros y Zayas, que tuvo ocasión de administrar la labor de aquella espartana en la guerra de independencia, porque tenía establecida la Maestranza Militar del Tercer Cuerpo en Najasa y era obligado visitante del Hospital, intervino a tiempo en el asunto y mando recoger esa preciosa reliquia, de la que se hizo cargo el Centro Territorial de Veteranos de la Independencia, que en diciembre de 1926 los depositó en el Mausoleo de la Asociación. ”

Carlos Muecke Bertel, capitán del Ejército Libertador anotó en su Diario que Rosa le confesó: "Cuando Cuba esté libre, estoy dispuesta y contenta de morir".[12] La frase nunca se le cumpliría Rosa la Bayamesa murió en la miseria, en una patria mancillada por interventores yanquis.

Durante treinta horas los camagüeyanos depositaron ofrendas y le entregaron un último tributo de cariño y admiración. A asistieron al cortejo fúnebre hasta el cementerio de la ciudad.

En su investigación Rosaida Cobiella Aguilar, precisa que conforme se efectuó el sepelio de Rosa cayó mucha agua en el momento que el cortejo fúnebre se dirigía al cementerio. Pero a pesar del torrencial aguacero de la tarde del 26 de septiembre, centenares de hombres y mujeres supieron acompañar el féretro hasta dejar depositado el cadáver para siempre en el lugar sagrado.

“El orden del cortejo fue como sigue:

“Rompía marcha una sección de policías de caballerías al mando del teniente Chapellín, dos policías francos del servicio al mando del teniente Olazábal, la banda de cometa, una sección del cuerpo de bomberos y la banda infantil. Seguía después una artística carroza en las que fueron colocadas todas las coronas que habían sido dedicadas a la desaparecida patriota y a continuación magnifico carro fúnebre de los señores Buenos y Ciaterados, por dos parejas de caballos con sus palafreneros, seguía después la cruz cerio y el clero celular.

“Desde el cadáver fue sacada de la capilla ardiente, el pueblo se disputaba el honor de llevar sobre sus hombros a la patriota desaparecida…”

No obstante el homenaje del pueblo, los honores militares correspondientes a su jerarquía ganada en las guerras patrias, lo  asumió la oficialidad del Regimiento 17 de Infantería del ejército interventor, y no de aquellos patriotas que habían sido sus compañeros de armas y de penurias en la manigua.

De un testamento firmado por Rosa La Bayamesa a las dos de la tarde del día 14 de mayo de mil novecientos siete, surgen los siguientes datos: Se llamaba Rosa Castellanos y Castellanos, era hija legítima de Matías y Francisca Antonia, negra, soltera, natural de Bayamo.

Ludín B. Fonseca García confirma que al instaurarse la República, Rosa se quedó en la ciudad de Camagüey, no se casó nunca, que se sepa, pero vivió en concubinato con José Florentín Varona Estrada, negro como ella, quien la sobrevivió y apareció muerto un día.

Majestuosa estatua ecuestre

Parque-monumental en honor a Rosa la BayamesaEn honor a Rosa Castellanos Castellanos, en su ciudad natal (Bayamo) fue erigido una estatua ecuestre y un parque-monumental en su honor, obra del pintor y escultor santiaguero Alberto Lescay Terencio. La pieza está fundida en bronce y tiene seis metros de alto y muestra a la mambisa acompañada de machete desenvainado, sombrero de yarey, turbante y elementos alegóricos a su labor como enfermera.

Asegura Lely Costa Acoña, la administradora del Parque que es el único monumento ecuestre de América Latina dedicado a una mujer y el segundo del mundo. El otro fue erigido, en Italia, a Anita Garibaldi.

Ludín B. Fonseca García reconoce que “era la Revolución Cubana llegada al poder en 1959 la que rendirá merecido tributo a esta epónima mujer. Se recuerda en actos, en la cotidianidad, pero esencialmente en haber convertido en realidad un sueño de la mujer cubana desde inicios de La República mediatizada, el de erigirle una estatua. No todas las levantadas en este periodo histórico rinden homenaje a la consagración y la vocación independentista. Sin embargo el de Rosa La Bayamesa nunca se construyó, a pesar de que, hasta mujeres extrajeras, intercedieron. En 1945 la escritora mexicana Parky Martínez sugirió al Ayuntamiento habanero hacerle un monumento, se otorgó un crédito de cinco mil pesos, pero nunca se llegó a materializar.

“Una majestuosa estatua ecuestre, construida por Cuba revolucionaria, e inaugurada en marzo de 2002, preside este escenario, convirtiéndose (Rosa) en un símbolo, con su machete desenvainado…”

De Rosa la Bayamesa, escribió el Poeta Nacional Nicolás Guillén en sus recuerdos de un niño de cinco años de edad que era"... alta, fuerte, varonil, sin que padeciera por ello su feminidad".

Notas
 

[1] Nicolás Guillén, en Prosa de prisa

[2] En una investigación inédita titulada Flor que nunca se Marchita: Rosa la Bayamesa, de la autoría Rosaida Cobiella Aguilar asegura que Rosa Castellanos nació el 24 de septiembre de 1834.

[3] Yolanda Díaz Martínez: Rosa Castellanos: una mambisa de dos guerras.

http://www.adelante.cu/noticias/27/9/21/historia.rosacastellanos.php

 [4] Jorge Juárez y Cano: Apuntes de Camagüey. Tomo Primero. Imprenta Popular, Camagüey, 1929. p., 138-139.

[5] Gilberto Toste Ballart: Reeve, el Inglesito. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1973, p., 144.

[6] Sara Sariol Sosa y Enrique Milanés León: Una Rosa mambisa.

 http://www.granma.cubaweb.cu/2007/09/25/nacional/artic01.html

[7] Jorge Juárez y Cano: Apuntes de Camagüey. Tomo Primero. Imprenta Popular, Camagüey, 1929. p., 138-139.

[8] No se sabe con precisión la fecha exacta en que Gómez le impuso los grados de capitana.

[9] Lázaro David Najarro Pujol: La capitana Rosa la Bayamesa y su hospital de campaña. Boletín trimestral El Clarín, Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana, No 3, 2004, p., 3.

[10] Noel Manzanares Blanco: Rosa la Bayamesa, una vida para el prójimo y la Patria

http://www.cubasocialista.cu/texto/00079914bayamesa.html

 [11] Jorge Juárez y Cano: Apuntes de Camagüey. Tomo Primero. Imprenta Popular, Camagüey, 1929. p., 139.

[12] Sara Sariol Sosa y Enrique Milanés León: Una Rosa mambisa.

 http://www.granma.cubaweb.cu/2007/09/25/nacional/artic01.html

 

Excursión a la Reserva Ecológica Limones –Tuabaquey

Advertencias de Fidel ganan más respaldo internacional

Exhortó Fidel a evitar la autodestrucción, la desgracia, la infelicidad de la humanidad

Concedió Fidel entrevista a destacados periodistas venezolanos

Convoca Cuba a una Movilización Mundial para evitar la guerra nuclear

Parlamento cubano analizará hoy situación internacional

Una declaración de amor a Cuba y a su  Revolución

Foto del mes: Cueva de María Teresa en Sierra de Cubitas

Cayo Largo: un paraíso mar adentro

Adaptan para la radio en Ecuador libro de periodista camagüeyano

El Bolero en la sede de la UNEAC  en la ciudad de Camagüey

 La Guerra sobre  Irán: engañar al mundo con una mentira sobre otra mentira

Otorgan “Premio Espacio por la Obra de la Vida, 2010”, a creador camagüeyano

El ayuno “Voluntario” de Guillermo Fariñas

La eterna filosofía de la Revolución cubana: preservar la vida del ser humano

Proyecto curatorial replanteará entorno citadino en Camagüey

Colegio Nacional de Locutores de Cuba

Producción radial de los estudiantes de Comunicación Social en la Web

Televisión comunitaria en Santa Cruz del Sur

Obtiene  investigador camagüeyano Premio en el Segundo Encuentro Científico de la Locución

El último jonrón de Miguel Caldés

Publicado libro Periodismo y realización radiofónicos

En Defensa de Cuba

La Mafia, el plagio y la complicidad de Estados Unidos

Enrique Cirules: Mis libros no se pueden plagiar impunemente

La vida secreta de Meyer Lansky en la Habana: Un libro que cautivará a los lectores

Enrique Cirules, sus libros y el general Fulgencio Batista

Pólvora: un pasaje de la lucha revolucionaria en Cuba

La Pluma de Oro para “Cuentos para Laura. Relatos Populares Maris” Por primera vez traducido al castellano

Camagüey: Polo turístico de Santa Lucía. Un entorno natural y paradisíaco

Falleció el Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque

 Playa Bibijagua: un encanto en el Mar Caribe

Allanamiento fallido de Radio Todas Las Voces

Foto del Mes: Monumento a Carlos Manuel de Céspedes

Entrevista con el escritor uruguayo Eduardo Galeano: La presencia norteamericana en bases militares de Colombia

Fidel y Correa dialogan en La Habana

El Club Bilderberg: quienes gobiernan detrás de las sombras

Saluda al Comandante Fidel Castro Ruz CASA CARIBE DE SOLIDARIDAD de la Republica de Colombia

Nuevitas: ciudad de columnas predominantes y hermosos vitrales

Foto del mes Club Cienfuegos

Rodas pide medidas más enérgicas de EEUU contra golpistas

Los hechizantes paisajes del Golfo de Guacanayabo

Felicita Raúl al pueblo holguinero en multitudinario acto

CNN: Otto Reich es el mejor

Ultiman detalles en Holguín para el acto del 26 de Julio

Convocatoria al Encuentro Internacional de Solidaridad contra el golpe en Honduras y los pueblos del ALBA

Expone en universidad de Turquía artista de la plástica cubana

La democracia de Roberto Micheletti: una democracia de cáscara vacía

Base militar de EEUU actuó en golpe de Honduras

Santiago de Cuba vivirá el esplendor de variados ritmos caribeños

Plaza de los trabajadores de la ciudad de Camagüey

La Asociación Aipazcomun Suiza exige respeto por la vida del caricaturista Allan Mcdonald

Llamamiento de la Unión de Periodistas de Cuba 

Movilización intelectual contra un fallo vergonzoso

Participa artesana camagüeyana en el XXVIII  Congreso Internacional de la Asociación de Estudios Latinoamericanos

Foto del mes: Plaza Guerrillero Heroico. Nueva Gerona, Isla de la Juventud

Sala Nuevo Mundo: espacio para la reflexión del Séptimo Arte

Proponen periodistas cubanos estrategias en Frente Común en la batalla de ideas

Che, el argentino, ante la mirada crítica de los protagonistas reales

Heredia más allá del destierro

Abogan escritores y artistas camagüeyanos por la preservación y difusión de los genuinos valores culturales y artísticos del pueblo cubano 

La Mitad de los Cristales: una reflexión a cuatro manos

Fotos del mes: Monumento a el Mayor General Ignacio Agramonte en la Plaza de la Revolución que lleva su nombre en Camagüey

Cuba y Rusia hermanados este Primero de Mayo en Camagüey

La Solidaridad venezolana presente en la plaza camagüeyana

Camagüey, este  Día Internacional de los Trabajadores, evocó al Comandante Camilo Cienfuegos 

Camagüey está de fiesta este 1ro de Mayo: Día Internacional de los Trabajadores

Primer concurso internacional “un post sobre el audiovisual cubano”

Internet y el Racismo 

Se distingue en Republica Dominicana prestigiosa artesana y pintora camagüeyana

Cuba: La gran ausente PRESENTE de la Cumbre de las Américas

Continúa en la subsede Camagüey Séptima Edición del Festival Internacional de Cine Pobre “Humberto Solás”

Cienfuegos: una ciudad bella y funcional

Convocan a humoristas de Cuba y el mundo a resolver operación matemática Cinco + uno

Proyecta la UNEAC en Camagüey acciones culturales en la sede de la institución 

Santa Clara santa, entre las nominaciones al Premio Internacional de Novela “Rómulo Gallegos”

 Foto del mes: Plaza Mayor de la villa de Trinidad

Finalizó en Camagüey IV Festival de la Trova ILESA 

Agasajo  en Camagüey por el Día Internacional del Teatro  

Santa Cruz del Sur: Un tesoro natural por descubrir

Necrópolis de la barriada de Reina: verdadero tesoro del arte estatuario en bajo relieve

Isla de la Juventud: paisaje mágico para la fotografía submarina 

Cuba: Un iceberg llamado Jardines del Rey

Día de la prensa cubana: 117 años de soldadesco periodismo cubano

Se caracteriza XVI Taller Nacional de Critica Cinematográfica por variadas ofertas fílmicas y teóricas  

Santísima Trinidad de Cuba: entre los conjuntos arquitectónicos más completos y conservados del continente americano

Sesiona en Camagüey XVI Taller Nacional de Crítica Cinematográfica

Havana Club: el ron más famoso de Cuba

Foto del mes Benny Moré

Valle de los Ingenios de Trinidad: vigía del tiempo

Santa Cruz del Sur: Merecida sede del acto Nacional por el Día del Instructor de Arte

Cuba: La protección de sitios declarados Patrimoniales

San Juan de los Remedios: mitos, naturaleza y tradiciones culturales e historia

Nueva librería-biblioteca en la sede de la UNEAC en Camagüey

Oscar Rodríguez Lasseria y El Silencio de los ruiseñores 

Proclaman área del Centro Histórico Urbano de la Ciudad de Camagüey Patrimonio Cultural de la Humanidad

Santa María, una villa 495 años más joven

Grupo dramático “Nino Moncada” de Camagüey. La magia de transmitir alegría, dolor, decepción o ternura

"Combatientes del Mayor": un reconocimiento a los integrantes del batallón Gloria Combativa de Camagüey

Recuerdan camagüeyanos primera señal de radio en la localidad

Exhibe comunidad universitaria camagüeyana  documental “pasión y tinta”

Camagüebax: cinco años en el ciberespacio

Editor de este sitio Camagüebax con músicos indígenas

En Camaguey: exposición personal "Libertad con Libertad: Cuba-Argentina" de Silvia Barrios

La capitana Rosa la Bayamesa:

Leyenda y símbolo del Ejército Libertador Cubano

Monumento a Rosa Castellanos Castellanos

Realizará la orquesta de charanga Maravilla de Florida Gran Concierto el 14 de diciembre

Ciudad, un poema de la poetisa camagüeyana Mariela Peña Seguí

Muertos que hablan: Una historia real del Camagüey

En soporte digital libro Viaje a la Isla Azul

Galería de fotos Huracán Paloma en Santa Cruz del Sur

Las seductoras Brujas del Camagüey hechizan a lugareños y foráneos

Nueva Facultad de Periodismo y Comunicación Social en la Universidad de Camagüey

La fuente informativa: un factor indispensable en relación a la calidad de la noticia

Rememoran en provincia cubana de Camagüey primera graduación de licenciados en periodismo

Pedro Guerra: El hombre del laberinto de Las Doce Leguas

Pescadores camaroneros de Santa Cruz del Sur: Velar las noches

Noticiero radiofónico: un generador de imágenes e imaginación

Premio Pisto Manchego 2008 para periodista de la TV de Camagüey

La mayor pasión de la cubana Dayana Cardona: estudiar Periodismo

Perpetuidad o Apocalipsis de la radiodifusión

Realiza Escuela de Comunicación Social seminario internacional

Columna 12 “Simón Bolívar”: Ataque a Manatí

Máximo Gómez y su vínculo con Santa Cruz del Sur

En Camagüey: ¡De lo real a lo Maravilloso!, 60 años

Martí en el siglo XIX avizoró a Fidel

En el Día de los enamorados: Poesía de amor

Inaugurada en Camagüey exposición La  casa de los muñecos Carsueños

Aniversario 155 del natalicio de José Martí: Latinoamérica en la hora del recuento, y de la marcha unida

Publican libro Sueños y turbonadas

La espera: encuentro con Che Guevara

En soporte digital el libro Tiro de gracia

Juan Alberto: El pescador de los laberintos

A nuestros maestros, profesores… hoy, todo el cariño

Muchachos de  los Canarreos

¡Una buena para el Periodismo Radial!

Intentar reivindicar a un criminal es ofender la dignidad humana

Cualquier comentario, por favor escríbame a: lnajarro@enet.cu

¡Liberen a nuestros Cinco compatriotas Prisioneros del Imperio!

Página arriba

 

Página Principal

Publicaciones

Géneros Periodísticos La Radio en Camagüey Curso de Periodismo Radial

Presentaciones de Libros

Opiniones

Adicionar página a "Favoritos"

Recomendar página a un amigo

Libro de visitantes
 

Permitida la reproducción de los materiales indicando la fuente

 
 

«Copyright © [Lázaro David Najarro Pujol] Reservados  todos  los  derechos»

 
 

Sitio Web: http://camaguebax.awardspace.com

 
  Comunicación con el autor:  lnajarro@enet.cu