Página del Periodista y Escritor Lázaro David Najarro Pujols

Ciudad de Camagüey, Cuba,

 

Lema de la Radio de Camagüey: "La Radio Camagüeyana en el Corazón del Pueblo"

Página Principal

Datos sobre el Autor
Publicaciones
Géneros Periodísticos
La Radio en Camagüey
Curso de Periodismo Radial
Presentaciones de Libros

Buscar en este sitio

 

Interesante... El Escudo de la Ciudad de Camagüey

Curso de Periodismo Radial

El testimonio radiofónico
Clic aquí para ver una muestra de un guión para la radio

Si en Cuba el testimonio constituye un género periodístico nuevo, en la radio aparece en la década de los 80, aunque como en la letra impresa, en nuestro medio tiene también sus antecedentes.

Fue precisamente en esa época, en el contexto de un Festival Nacional, cuando se convierte en un género periodístico de la radio cubana.

Actualmente no se cuenta con una bibliografía que indique la técnica para realizar un testimonio radiofónico, sólo una simple denominación que nos ofrece el Codificador de Forma:

El testimonio es un programa en el que se narran hechos reales con la intervención de alguno de sus protagonistas.

El Diccionario de La Lengua Española afirma que “el testimonio es atestación, aseveración o prueba de una cosa”.

El testimonio se puede emplear tanto para reflejar las incidencias de un hecho épico del pasado, como de historias actuales y, al igual que en la literatura, nos permite retratar a personajes humanos reales. Esta comprobado que el mismo partió precisamente del periodismo. Se entremezclan en él varios géneros con un nivel de elaboración que hoy conocemos como literario, pero en la época de su surgimiento se recibió como un gran reportaje periodístico. Por eso actualmente puede utilizarse para abordar un tema actual: contar una hazaña productiva, un accidente ferroviario, un incendio, una marcha combatiente... Considero por eso que el testimonio o el discurso testimonial radiofónico está muy estrechamente vinculado al periodismo literario, al incursionarse, con un enfoque novedoso y artístico, en una historia. Su estructura responde al montaje de cualquier obra dramatizada.

En el folleto Técnicas Narrativas (de un colectivo de autores) se enfatiza que el testimonio nace como un género híbrido, “un género que trae dentro el mestizaje, palabra que por otra parte nos viene como anillo al dedo.”

(...) En este carácter híbrido, mestizo transculturado, para usar terminología contemporánea, está el germen, precisamente, de lo que iba a convertirse en la transfiguración o mutación del género.

Habría que remitirse a los años 50. Fue éste el momento en que el discurso periodístico y el discurso etnográfico —que son, digamos, las dos formas puras del testimonio, de lo que tradicionalmente llamamos testimonio— empiezan a tener un alto nivel, una clara conciencia de que no se trata simplemente de recoger una determinada información, sino también de potenciarla de modo que llegue a un público amplio, de manera que en cierta forma se dignifica al testimoniante y al mismo tiempo se le da un ámbito mucho mayor de recepción...

Al igual que en la literatura, el testimonio radiofónico —reitero— recurre a géneros cercanos como la crónica y puede estar estructurado mediante capítulos independientes o consecutivos.

Es imprescindible que los protagonistas hayan tomado parte directamente en los hechos narrados. Un testimonio radial es más creíble que el literario impreso ya que se nutre de las narraciones en la voz de los propios protagonistas.

Victor Casaus, en sus reflexiones: Defensa del testimonio, valoraba:

(...)Había que empezar por una definición concreta del género, lo cual es muy difícil o resulta un terreno movedizo y ambiguo. Al mismo tiempo habría que precisar exactamente en qué consisten las llamadas mutaciones o transfiguraciones que empezaron a operarse desde que el género surgió, o desde que surgió la forma testimonial de narrar determinados hechos(...)”

A partir de todos estos puntos de vista, y de la perspectiva de que el testimonio se nutre de un testigo que vivió los acontecimientos descriptos, llegamos a las siguientes definiciones:

El testimonio —en la radio— es un programa en el que se narran hechos reales con la intervención de alguno de sus protagonistas. El protagonista es el que lleva el hilo de la narración, aunque se requiere asimismo de mucha espontaneidad y nivel de dramaturgia en el suceso que se aborda, para mantener la curva de interés y la progresión dramática.

El Diccionario de la Lengua Española afirma que el testimonio es “atestación, aseveración o prueba de una cosa”.

De acuerdo con las investigaciones que hemos realizado, en la radio se emplean fundamentalmente tres variantes de testimonio.

En el primero, sólo el protagonista de la historia interviene en la narración. En este caso el periodista se apoya en la retrospectiva, en los recursos sonoros, la música y los efectos. Responde a una técnica del testimonio literario. En la radio la dramaturgia en el montaje es decisiva.

También entre otras de las alternativas se incluye, el testimonio en el que se combinan el protagonista y el conductor, pero siempre la acción principal la desarrolla quien nos cuenta la historia.

Esta variante de testimonio tampoco rechaza el lirismo, a la vez que llama a la reflexión del radioyente y se adentra en lo más profundo del sentimiento humano. Es imprescindible el elemento noticioso, pero no debe faltar tampoco la crónica y el análisis.

Con ese objetivo decidimos profundizar sobre un tema histórico, de marcada actualidad, al coincidir con el aniversario 30 de la caída en combate del Che y sus compañeros. Aunque no fue el propósito inicial, el testimonio que ofreceremos llegó a convertirse en un suceso de gran intensidad cuando unos días después de terminado se encontraron los restos del Guerrillero Heroico.

Pocas veces se enfoca el testimonio desde el punto de vista de las reflexiones de alguien que fue un enemigo. Desde esa posición se inicia la narración.

Nos apoyamos en un locutor—conductor que va llevando al radioyente a cada uno de los momentos de la narración para crear la acción dramática, pero como aseguramos al principio, el protagonista es quien tiene el papel principal en el hilo de la historia.

El protagonista constituye una verdadera historia viviente. Se trata de un hombre que quizás, al principio, las circunstancias económicas lo condujeron a defender a un bando al que ni siquiera él mismo pertenecía.

Es la reflexión que ofrece un excasquito al que el Che le respeta la vida, tras un combate con soldados del Ejército de Batista. Valora cómo el Guerrillero Heroico, por sus cualidades humanas, lo trata con respeto y consideración y la actitud asumida posteriormente por un oficial boliviano que disparo sobre el cuerpo de un hombre con las cualidades de Ernesto Guevara.

Este trabajo es la propuesta de cómo penetrar en un tema de tanta repercusión social y que obliga al radioyente a hacer juicios propios.

La utilización de los recursos del medio radial, fundamentalmente la sonoridad, le añade riqueza a este testimonio que hemos titulado Una esperanza entre las balas.

En el caso de figuras históricas como el Che y Camilo no es aconsejable el empleo de la música dedicada a estos héroes porque resulta demasiado conocida y puede atentar. Debe buscarse dentro de la música instrumental cubana la que se ajuste a la relevancia y trascendencia de estas figuras.

Click aquí para ver una muestra de un guión para la radio

En esta sección...
Otros contenidos

En preparación nuevo libro Periodismo

Este curso ha sido tomado del libro escrito por el autor "Nuevo periodismo radial"

Cualquier comentario, por favor ecríbame a: lnajarro@enet.cu

¡Liberen a nuestros Cinco compatriotas Prisioneros del Imperio!

Página arriba

 

Página Principal

Publicaciones

La entrevista La Radio en Camagüey Curso de Periodismo Radial Presentaciones de Libros
Opiniones

Adicionar página a "Favoritos"

Recomendar página a un amigo

Libro de visitantes
 

Permitida la reproducción de los materiales indicando la fuente

 
 

«Copyright © [Lázaro David Najarro Pujol] Reservados  todos  los  derechos»

 
 

Sitio Web: http://camaguebax.awardspace.com

 
  Comunicación con el autor:  lnajarro@enet.cu